Póquer sin descarte

El objetivo del juego es sacar una combinación de cartas superior a la que obtenga el crupier.

Cada cliente realiza su apuesta en la casilla delantera destinada a tal efecto y recibe 5 cartas. El croupier recibe también 5 cartas pero debe descubrir una.

El cliente mira sus cartas (sin descubrirlas ni comentarlas) y decide si quiere seguir jugando (de no hacerlo, perderá su apuesta inicial). En caso afirmativo debe apostar el doble en la segunda casilla de lo que previamente había apostado también puede decidir comprar una carta adicional.

Cuando todos los cliente han decidido si van o no, el croupier descubre sus cartas.

Combinaciones: pareja, doble pareja, trío, escalera, full, color, póker, escalera de color y escalera real.

Si el Croupier no tiene entre sus naipes, como mínimo un As y un Rey, o una combinación superior, pagará a la par las apuestas iniciales existentes. Si el Croupier juega, es decir, si tiene como mínimo un As y un Rey, o una combinación superior comparará sus naipes con los de los jugadores y pagará las combinaciones superiores a la suya de acuerdo con la tabla de ganancias para las segundas apuestas expuesta en la mesa, abonando a la par la apuesta inicial.

El número de jugadores sentados que pueden participar en el juego debe coincidir con el número de casillas de apuestas marcadas en la mesa de juego, hasta un máximo de siete.